Qué importa si el primer paquete que nos encontramos bajo el abeto de navidad y abrimos con entusiasmo contiene los ya tradicionales calcetines tejidos por Oma Renate. O si el segundo, junto al roscón de Reyes, vuelve a ser una horrible corbata elegida por la tía Violeta.
Qué importa el contenido si el hilo conductor de cada presente navideño es un color muy usado por las marcas con el que buscan despertar percepciones de vitalidad y entusiasmo.

¿Sabían ustedes, ladies and gentlemen, que el color ROJO aumenta los niveles de adrenalina y, a su vez, nuestra frecuencia cardíaca convirtiéndonos en seres más enérgicos y entusiastas?
Por esto y mucho más, el boletín de esta semana, rindiendo homenaje a la NAVIDAD, propone artículos elegidos intencionadamente en el color de la época más entrañable del año y acabar así, con campañas promocionales llenas de armonía, olor a mazapán y sabor a turrón, que potencien un efecto más positivo en todos nosotros, como el efecto que el color ROJO causa en los países de climas más fríos. En Rusia, por ejemplo, lo perciben como un color magnífico, valioso y hermoso, como su Plaza Roja (plaza hermosa).

Será por mi influencia recibida durante muchas navidades entre mercadillos germanos, vino caliente y acogedoras pistas de patinaje dispuestas en cualquier plaza berlinesa, como la que ponen todos los años junto al soberbio edificio de la Ópera, que me apasiona el mes de diciembre, llenándome de una enfermiza locura por la decoración navideña que me hace vestir la cocina con cojines de renos cosidos por mi santa madre.

 

La navidad y sus regalos están inconfundiblemente ligados al ROJO porque es este el color de la pesada túnica que viste San Nicolás cada 6 de diciembre y viene con su saca llena de chocolates y mandarinas dejando los primeros presentes dentro de los zapatos de los niños. Eso sí, antes tienen que haberlos limpiado bien y retirado el barro y la nieve de los últimos días.
El rojo es el primer color que ven los bebés y el color que provoca fascinación y atracción fisiológica. También es el color de la Euphorbia pulcherrina, conocida comúnmente como la flor de Pascua.

En definitiva, un color, el ROJO, pasional que transmite grandes sensaciones que llenan de matices el mundo de la comunicación y sus marcas, lanzando al público interpretaciones varias a interiorizar.
Estas navidades elijan bien su regalo, pero sobretodo, que sea ROJO y, como decía el final de un cuento navideño que leía a mi hijo cuando era pequeño…
“Pobre Father Christmas. Nunca disfruta de la mañana de navidad porque ha trabajado duro durante toda la Christmas Eve y se ha mantenido despierto hasta el amanecer.
Gracias, Father Christmas. Cada niño y niña desde cada rincón del mundo te agradecen tu generosidad en estas fechas”.

Y de la misma manera, calzando nuestras más relucientes botas de Papa Noel, seguiremos todos nosotros trabajando para acercarles y hacer posible las últimas campañas de final de año.
Que nadie se quede sin su preciado regalo de NAVIDAD.
MERRY CHRISTMAS TO ALL

Cristina ÁLVAREZ

forma parte del equipo de