“En el instante de vestir el ropón y birrete de médico, aprenderéis todo eso, y después seréis aún más diestro” Esta frase la menciona un personaje creado por Moliere para una de sus obras y en ella encontramos la palabra ropón que forma parte de una larga lista de nominativos que utilizamos para nombrar a la chaqueta actual.
¿Sabían que la palabra chaqueta viene del término francés jaquette? Y es que esta prenda es una de las vestimentas más antiguas y tiene su origen en la Edad Media y principios del Renacimiento.

En aquella época la chaqueta era una versión de túnica corta que llevaban los hombres de clase trabajadora, es decir, los campesinos y, con la rebelión de estos en Francia durante la guerra de los cien años, se le dio un uso inicial de abrigo que les servía de protección contra el ataque de las armas enemigas.

Quizás por este origen tan guerrero y heroico, la figura de Juana de Arco y sus atavíos de cota de malla siguen siendo fuente de inspiración para diseñadores actuales que de vez en cuando inundan las pasarelas con un toque romántico del medievo.

Pero no nos desviemos mucho de lo que queremos hablar esta semana en nuestro boletín informativo titulado CASUAL FALL que hace todo un homenaje a todas aquellas prendas casual que podemos vestir durante el otoño ya que el término chaqueta ha asumido un significado mucho más amplio. Ya no está solo asociado a estilos más formales en los que derivó posteriormente, en otras épocas más elegantes y glamurosas como fueron los comienzos del siglo XX con sus maravillosas fiestas en los veranos de la próspera Long Island, tal y como describía a la perfección F.Scott Fitzgerald en su novela “El Gran Gatsby” para referirse a los trajes que los caballeros vestían entonces.

Ahora la chaqueta forma parte del llamado CASUAL STYLE, ese término que se acuñó hace unos años y del que se decía que era un estilo más sport pero sin usar ropa deportiva. Y, yo me pregunto, ¿llevo tacones o deportivas en mis outfits diarios? Respóndanme al hecho de que seamos capaces de llevar unas zapatillas de una conocida marca deportiva con unos jeans y una sudadera o chaqueta de punto a la oficina. Sí, somos capaces y además lo hacemos. Y es que lo deportivo está de moda y además le da un toque de Insta (Instagramer) como promueven en la actualidad miles de IT GIRLS que nos dicen que todo vale y todo mixing está permitido si contamos con estilo suficiente para llevarlo.

Pues eso, anímense este otoño que comenzamos a ponerse una sudadera, un cortavientos o cualquiera de las versiones de chaqueta que podemos desarrollar para sus campañas promocionales, pero eso sí, no la denominen “chaqueta” como tal, sino “chamarra” que es como se conoce en México, ya que la palabra chaqueta suena obscena allí pues era el apodo de los criollos para referirse a los españoles durante la Guerra de la Independencia y que luego han conservado con el paso del tiempo.

Sea con el término que quieran o el que más les guste, venimos cargados esta semana con un montón de estilos y calidades diferentes para adaptarnos a todos los tejidos, colores y gustos. El otoño ha aterrizado y con él la estación de los marrones, verdes y esos camuflajes que tanto personalmente me gustan. De nuevo las prendas del Streetstyle y las prendas promocionales se dan la mano para vestirse con un mismo lenguaje.

Cristina Álvarez

Forma parte del equipo
FMRP, Reliable & Professional